Buscar
  • comunicacionanamur

ANÁLISIS DE COYUNTURA Nº 2 - AGOSTO 2020

SINDICATO NACIONAL DE ASALARIADAS AGRÍCOLAS

y TRABAJADORAS DEL MAR


Las mujeres trabajadoras del campo y del mar observamos con preocupación el desamparo estatal hacia el pueblo chileno que, con sus propios medios, ha tenido que batirse ante una pandemia feroz que despedaza vidas y economías domésticas, por igual. Hemos iniciado una reflexión en torno a los siguientes ejes:


1. El fascismo y racismo en el Wallmapu: a pocos días de asumir Víctor Pérez como Ministro del Interior y luego de señalar que no hay presos políticos mapuche en el país, observamos atónitas como, de manera organizada y coordinada, bandas violentas procedían a desalojar a los comuneros que ocupaban, como forma de protesta legítima, diversas municipalidades del Wallmapu. Solidarizamos con los compañeros golpeados y mal heridos tras los desalojos y con los 20 comuneros presos en Lebu, Temuco y Angol que se encuentran en huelga de hambre. Exigimos al Estado que escuche las demandas mapuches y modifique su situación carcelaria conforme el Convenio 169 de la OIT. Es responsabilidad del Estado chileno garantizar la integridad física y psíquica de nuestros hermanos y hermanas.


2. Cambio de gabinete y discurso presidencial: el gobierno ha declarado la guerra al pueblo chileno. No bastó con la cruel represión a la protesta popular, ahora han provocado el desamparo económico y emocional en medio de la pandemia, tras la pérdida de miles de vidas. Ante esto han surgido demandas en las calles las que nuevamente son criminalizadas. Por ello creemos que al incorporar a personajes como Victor Pérez en Interior y Allamand en Relaciones Exteriores nos confirma el ánimo militarista y represor del conflicto interno junto con una agenda diplomática entreguista ante las grandes corporaciones mundiales y sus representante gubernamentales.


3. Creación del Nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural: a través del Boletín 13218-06 se está tramitando la creación de un ministerio que institucionaliza y establece políticas públicas suprimiendo cualquier poder de decisión sobre ellas a los movimientos populares o futuros gobiernos. Este proyecto consagra la agroexportación y la agroindustria como el centro de las políticas silvoagropecuarias. Lo rechazamos porque, además, no hay mención a la necesidad de garantizar la alimentación de las y los chilenos pasando por alto la soberanía y seguridad alimentaria.

El énfasis en la agroexportación y en las “alianzas público-privadas”, así como la experiencia de la entrega del borde costero a la pesca industrial y a la acuicultura, hace presagiar que el ordenamiento territorial será utilizado para arrinconar aún más a la pesca artesanal. Asimismo, se le da importancia central a los encadenamientos productivos y al papel del sector empresarial, subordinando a la agricultura campesina e indígena a las condiciones que exija el agroempresariado.

Este no es el momento para hacer cambios institucionales. El movimiento social y sindical exige y exigirá que los cambios institucionales se hagan de manera democrática, participativa y con el interés de las mayorías en mente, poniendo por delante la soberanía, seguridad e integridad alimentaria por sobre los intereses del capital trasnacional silvo-agropecuario.


4. Medidas para prevenir violencia machista: Al alza en las denuncias por violencia de género a partir del confinamiento, se suma los amedrentamientos y amenazas a muchas mujeres por parte de sus exparejas a propósito de la retención del 10% por concepto de pensión alimenticia. Las mujeres y niñas tienen derechos sobre esos fondos atendido la responsabilidad del padre. Exigimos a la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género Mónica Zalaquett, fortalecer las medidas, a partir de presupuestos especiales, que permitan impedir violencia extrema.


5. Las pensiones y la lucha por la dignidad: Apoyamos el proyecto de reforma constitucional (Boletín 13.493-13) que se tramita en el Senado y que persigue derogar las AFP`s (derogando el Decreto Ley 3500). Pensamos que esta reforma abre paso a un modelo de pensiones basado en la solidaridad entre generaciones (activos/jubilados), el tripartismo (aportes Estado, empleadores y trabajadores) y universalidad (se asegura pensión digna a todos los chilenos, sin distinción). Es positivo que además se consagre la Renta Básica Universal, la cual sería equivalente al sueldo mínimo. Con todo, pensamos que la nueva Constitución debe sepultar el modelo de pensiones actual, por tanto, con y sin esta reforma, las AFP s comienzan su cuenta regresiva.


5. Desconfinamiento solo productivo: Como asalariadas agrícolas y del mar, consideramos pertinente no desconfinar si no están las condiciones sanitarias para trabajar o estudiar. No queremos al pueblo como carne de cañón. En la actualidad, en numerosas faenas de la agroindustria se irrespetan las normas laborales en materia de seguridad, salud e higiene. Prácticas reiteradas, que no son remediadas por los empleadores, quienes se aprovechan de la debilidad sindical y exponen gravemente a sus trabajadoras.


Nuestro Sindicato, junto con rechazar la violencia patriarcal en todas sus formas, el fascismo en que se deja ver en Wallmapu y la prioridad del gobierno en poner como eje de desarrollo la ganancia de las grandes empresas, hace un llamado urgente a fortalecer la organización sindical y establecer un amplio debate entre trabajadoras y trabajadores con el objetivo de establecer un PLAN DE LUCHA que nos permita salir de la crisis a la que nos ha arrastrado este gobierno de empresarios.


SINDICATO NACIONAL DE ASALARIADAS

AGRÍCOLAS Y TRABAJADORAS DEL MAR




23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ANAMURI

Transmisión

en vivo

Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas